En un universo sin limites, en los limites de lo posible
   
  Posibilidades sin limites
  1 de 16
 

1/16

Hermanos, es necesario e ineludible, el retorno del hombre a si mismo, y de la civilización como la conocemos, a su cualidad de humanidad. Hemos visto con dolor como los últimos tiempos nos han ido alejando del sentimiento de hermandad y de pertenencia, que una vez compartimos en el interior de las desnudas paredes de las cuevas que nos cobijaban, cuando lo único que teníamos, que poseíamos eran nuestras vidas y nada mas.

Por siglos hemos ido creciendo en la creencia de que es mas importante que nosotros aquello que tenemos, y por incontables generaciones nos hemos dedicado a atesorar objetos, riquezas y poder. Olvidando que en todo momento, lo único que es realmente nuestro es el don de vida, la chispa de luz elemental que mora en todos y cada uno de los seres vivos que habitan el planeta, ahora finalmente el tan demorado cambio ha comenzado a manifestarse y pone frente a nuestros ojos aquello, que siempre hemos jugado a ocultar: la fragilidad de nuestros cuerpos, y la fragilidad de nuestras creencias.

Hemos levantado sobre nuestros cuerpos, universos enteros de necesidades superfluas y de explotación, que solo nos han hecho ser físicamente concientes de las deficiencias de salud o de estética que presentan los cuerpos, sin tomar en cuenta aquellas otras necesidades que como seres vivos son inherentes a estos cuerpos densos, tan fácilmente despreciados y torturados por los diversos sistemas de vida. Nuestros cuerpos no solo necesitan alimento saludable, ejercicio y afeites para lucir hermosos; también necesitan amor comprensión y una apertura de corazón que nos permita escuchar su cansancio, su debilidad o su necesidad de calor humano o vivo. Hemos separado nuestro cuerpo de nuestra conciencia vital y muchos los han despreciado como útiles desechables en nuestro transito evolutivo. Unos los han llamado saco de huesos, y otros débiles juguetes de las emociones y los instintos. Pero solo muy pocos los han visto como lo que son: perfectas creaciones adaptadas a los niveles de evolución y crecimiento de cada sistema. Si, moran en ellos las emociones y los instintos, pero las emociones son tan necesarias para la evolución, para el crecimiento, para la comprensión sistémica de las sociedades, como lo son los instintos para el mantenimiento de la vida, de las especies y de los planetas. Un ser sin emociones, sencillamente no tiene conciencia de vida, y esta en el estado mas básico de existencia, que no de vida. Un ser sin instintos, no solo no protege su vida, sino que no la valora. Y al no valorar la vida, no valora el don mas precioso que justifica la existencia del Universo. Pues un Universo sin vida, no existe ni tiene razón para existir.

Nuestros cuerpos son frágiles, pero son adaptables, infinitamente adaptables a los cambios que lógicamente por ley universal sobrevienen en todos los sistemas. Dentro de cada uno se encuentra la gran sabiduría física, que permite estos cambios, por décadas han visto en ella solo la transmisión de las características físicas que los determinan como especie, pero ahora verán que lo que desconocen de esta sabiduría, es lo que ha comenzado a manifestarse como portento, en las nuevas generaciones, esa capacidad de acceder mas fácilmente a los cambios necesarios para que la vida continúe su rumbo, en medio de los cambios del ambiente físico en los que se desenvuelven.

Hoy, primer día de activación del nuevo umbral energético de la tierra, es necesario que vayan concientemente a sus células y vean con sus ojos sutiles, como esta cadena prodigiosa ha comenzado a multiplicarse, creando dentro de cada célula, las moléculas necesarias para afrontar aquello que nunca pensamos ser capaces de asumir, en nuestras vidas densas o sutiles.

Es necesario que cada uno de ustedes entienda que nada hay, por imposible que les parezca que sus cuerpos no puedan asumir, entender y enfrentar. Su molécula vital, su llave de la gran sabiduría esta compuesta como ustedes de cuerpos densos y sutiles, no es solo una cadena de moléculas de proteínas densas, es también un hermoso cordón múltiple de energías sutiles, que solo espera de su voluntad para activarse y comenzar a hacer su bella misión, que no es otra que la de transformar un viejo traje raído y enfermo, en gloriosa vestidura energética, traje glorioso de luz, con el que recibir el nuevo tiempo.

Miren dentro de ustedes, y hallaran como cada célula, cada tejido, cada órgano y cada sistema, se esta renovando constantemente para sustentar sus vidas.

Pero esto solo ocurre si su voluntad de vida, esta manifiesta, y al servicio del mantenimiento de la vida. Pero para esto existe un gran escollo, una gran dificultad a vencer, que no es otra que las creencias y las dudas que estas creencias han sembrado en su voluntad. Y es por esto por lo que hoy hablamos de libertad.

Porque Libertad?. Porque la vida solo florece plenamente, cuando la voluntad creadora de vida se manifiesta libremente. Durante milenios han venido arrastrando sistemas de creencias, que les han enseñado que la muerte es un castigo, que la vejez es ineludible, que la justicia solo esta en manos de Dios. De un Dios que premia y castiga al hombre que hace o no hace lo que su voluntad indica. Hemos alimentado nuestras mentes y las de nuestros hijos, con las ideas del pecado, de la separación entre los hombres, de la existencia de infiernos de dolor infinito, y de cielos de bienaventuranza infinita. Nos hemos anclado a la duda, a la costumbre y a la comodidad que representa el seguir una Ley que no nos obliga a pensar concientemente, despiertamente en cada paso que damos. Asi nos despertamos en la mañana porque Dios así lo quiso, y vamos a dormir en las noches porque es la voluntad de ese Dios.

Ese Dios que decide que suframos por una equivocación en una decisión, y que nos premia cuando la decisión ha sido correcta. Nos hemos convertido en esclavos de una voluntad ajena, alejada y externa a nosotros, y es por esto por lo que vencidos ante el dolor solo nos escudamos con palabras tales como: No me tocaba, o , es la voluntad de Dios.

Pero al hacerlo hemos olvidado, que Dios esta dentro de nosotros y alrededor de nosotros, y por supuesto no espera jamás nuestro sufrimiento, ni aspira de nosotros otra cosa que aquello para lo que nos hemos preparado y desarrollado, es decir solo espera de nosotros que seamos nosotros mismos, plenamente, concientemente y despiertamente. Es esta conciencia la única llave necesaria para abrir la puerta de aquello largamente negado al hombre, por nadie mas que no sea el hombre mismo, la bienaventuranza, que es paz interior, plena aceptación, y voluntad manifiesta. Y hoy en medio de la guerra, de la intolerancia y la esclavitud. Con un planeta que ha comenzado a cambiar sus periodos, su apariencia y su energía, se impone por razón básica de supervivencia que el hombre abandone ese Dios verdugo que esta fuera de el, y le hace aceptar la penuria, la vejez, la muerte y el dolor como su voluntad. Y retorne al Dios manifiesto, que mora dentro de si mismo y del cual somos cada uno de nosotros, en nuestra humilde grandeza, obra predilecta y hermosa.

Hoy debemos comenzar a aceptarnos tal y como somos. Pero esto pasa por la vision con nuestros sentidos sutiles, de las circunstancias de vida en la cual estamos inmersos, ya a solas con nosotros mismos, es decir en presencia del dios padre que engendra la vida, y el Dios madre que la sustenta y la da a luz, debemos ver plenamente, sin ofuscación ni juicio, lo que somos, como hemos llegado hasta aquí, y lo que hemos podido ser en nuestras realidades alternativas….veremos entonces como han sido nuestras decisiones, y no las de alguien ajenos a nosotros mismos, las que nos han traído hasta aquí. Sabremos que la enfermedad existe, por desoír a nuestros cuerpos, y que la tristeza existe, por desoír a nuestras conciencias. Y al hacerlo somos nosotros y nadie mas quienes hemos decretado el dolor en nuestras vidas, y entenderemos que múltiples vidas nos han sido dadas para superar aquellos obstáculos que nosotros mismos, hemos decidido como dignos de ser comprendidos, aprendidos y superados. Y como muchos de ellos aun estan presentes en nuestra identidad actual.

Con suma humildad debemos aceptar que hemos sido otras identidades, pero que todas ellas ya han desaparecido y han perdido su importancia en el tiempo, y que la única realmente importante e involucrada en el cambio global, es la que vivimos ahora, y es a ella: que guarda en si misma toda la sabiduría y la enseñanza de las anteriores, y todas las destrezas y dones necesarios para existir en este aquí y ahora, a la que debemos profundo homenaje de amor y de alegría. Pues debemos abandonar ahora en el camino, el pesado fardo de nuestras vidas anteriores, de nuestro pasado individual, de nuestras experiencias dolorosas del ayer, de nuestra vida hasta hoy simplemente. Para que así podamos proseguir, pues es largo aun el camino por transitar, pero si lo hacemos con todo este peso, será camino penoso y difícil de transitar.

Hoy manifiesto la alegre invitación, a comenzar a caminar el camino del hoy en libertad en alegría, el ligereza de carga, para poder llegar al mañana bueno que deseamos…solo a través de la profunda meditación interior, esa que se dirige y profundiza en nosotros mismos, esa que nos enseña los rincones mas oscuros de nuestros seres, esa que no alberga mentira, ni hipocresía, esa que limpia e ilumina, es como podemos llegar a la libertad, y a la absoluta activación de nuestros dones, densos y sutiles. Necesarios infinitamente para poder operar el cambio en nosotros, que será cambio de muchos, que será cambio de planeta y de sistema, pues la antigua palabra, que debe ser enunciada y olvidada, así lo dice:

Y será el hombre, todo lo que el hombre desee ser. El reino largamente prometido, será hallado por el hombre dentro de si mismo, y alrededor de si mismo. Inmensidad de caminos se abrirán entonces ante los ojos despiertos del ser que camina en conciencia, y será su paso, paso firme y sin duda. Que es el único paso que llevara al hombre hacia la tierra nueva, largamente esperada.

Y al llegar el hombre al sepulcro del pasado, donde reposan los cuerpos muertos del ayer preguntara: Donde yace el hijo del hombre?. Y su propio ser le responderá: Porque buscas entre los muerto al que vive?. Y con llanto despedirá al hombre que murió, y con lagrimas de vida recibirá al hombre que acaba de nacer a la bendita conciencia de unidad universal…..

Y llegara la dadora de vida, y preguntara al hombre nuevo: Que has venido a buscar en tierra de muerte y podredumbre?. Y el hombre responderá: La vida?. Y la dadora de vida, la que da a luz le responderá: Crees tu que la vida se haya en lo ya pasado, en lo ya sufrido, en lo ya acabado? Y el hombre vera los signos de muerte y dirá: No madre, la vida se haya en mi, y nace de mi, y saldrá de mi, para seguir caminos de luz….nada hay de mi en tierra de muerte. El hijo del hombre vive y transita en la luz…

Bereshit

 
  si vas a utilizar el contenido, por favor cita la fuente  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
limitesdeloposible@gmail.com